• Background Image

    El blog de Centro Dax

    General

21 septiembre, 2018

Descompresión Axial vs Tracción

La columna en estado de reposo está soportando una presión de +70 mm Hg. La descompresión axial, a través del sistema SpineMED, consigue generar una presión negativa dentro del disco, creando así un efecto de vacío de forma controlada hasta -150 mm Hg y permitiendo la entrada al interior del disco a elementos como la glucosa, el oxígeno y otros nutrientes.

La tracción es un sistema que ejerce una fuerza sobre la columna de forma lineal y mantenida, generando la defensa de la musculatura. Esto hace que la presión interna del disco no llegue a ser negativa, impidiendo que se cree el efecto de succión. Por ello, en cuanto recuperemos la posición vertical, la propia presión que ejerce la gravedad, hará que el disco vuelva a su posición herniada.

Una vez comenzamos a generar un vacío sobre el disco, se producen una serie de efectos que darán lugar al proceso de curación de la hernia:

• El material herniado se reabsorbe por succión desde el disco
• Se vuelve a introducir al interior del disco el agua, oxígeno, nutrientes y el núcleo herniado
• Mejora el estado del disco y aumenta su grosor
• Este mayor grosor agranda el espacio intervertebral
• El mayor espacio intervertebral descomprime la zona afectada, permitiendo una mayor entrada de sangre y la oxigenación de los tejidos
• Mejora el drenaje venoso con reabsorción del edema, disminuyendo la inflamación
• Se eliminan las sustancias tóxicas del metabolismo de los tejidos
• Se normalizan los tejidos, los discos y se restaura el espacio intervertebral. Las fibras del anillo cicatrizan
• En las hernias, cesa el pinzamiento óseo del núcleo herniado
• Mejoran los nervios y cesan las molestias en miembros inferiores
• Desaparece el dolor

A través de este proceso, la descompresión axial consigue mejorar el dolor y la movilidad en casos como la espondilosis degenerativa, el síndrome facetario, las degeneraciones discales y la radiculopatía lumbar.

23 marzo, 2018

El dolor lumbar crónico afecta a nuestro cerebro.

Según un estudio publicado en la prestigiosa revista The Journal of Pain, (January 2016 Volume 17, Issue 1, Pages 111–118) el dolor lumbar crónico se relaciona con una disminución de la materia gris del cerebro, en la corteza prefrontal en sus zonas ventrolateral, dorsolateral y medial, y en la ínsula anterior.

Estas áreas del cerebro se encargan de procesar el dolor y las emocionales. También de las funciones ejecutivas que nos permiten la elaboración de respuestas cognitivas frente a problemas complejos, la formulación de metas y la planificación para lograrlas, así como de la motivación, la memoria de trabajo y la empatía.

El estudio de Hans-Christian Fritz y sus colaboradores ha sido realizado sobre una muestra de en 111 individuos con dolor lumbar crónico y 432 sujetos sin dolor, controlando los efectos de la medicación, y utilizando la técnica de morfometría basada en vóxeles  para imágenes de resonancia magnética de alta resolución, con el fin de investigar la relación entre el dolor lumbar crónico y el volumen de materia gris en las diferentes zonas del cerebro.

Hasta el momento los estudios previos realizados, no habían arrojado ningún resultado concluyente al respecto. Tal vez porque se limitaron a tamaños de muestra pequeños y, con frecuencia, no controlaron la medicación en los sujetos del estudio.

Los resultados muestran que los sujetos con dolor lumbar crónico presentan una disminución de la materia gris prefrontal y de la sustancia gris insular anterior. Y que la intensidad del dolor se asocia con una disminución en la materia gris del córtex cingulado anterior y prefrontal.

El estudio concluye por tanto que los sujetos con dolor lumbar crónico mostraron alteraciones en las regiones comúnmente asociadas con el procesamiento del dolor y las demandas emocionales.

Gracias a estos hallazgos, se podrá entender mejor cómo el dolor crónico afecta a las personas que lo padecen.

20 septiembre, 2017

La natación y sus efectos sobre el dolor de espalda

La natación, como habréis escuchado en numerosas ocasiones, es un ejercicio muy beneficioso para los problemas de espalda. En este artículo os vamos a explicar cuáles son esos beneficios y qué disciplinas serían las más convenientes si padecéis problemas lumbares o cervicales.

Nadar presenta una gran ventaja: nos permite la realización de ejercicio en desgravitación. Es decir, que se trata de una actividad física que no solamente no tiene impacto sobre nuestras articulaciones sino que, además, el agua es un medio denso, capaz de “sostener” nuestro cuerpo, por lo que en ella pesamos mucho menos y la parte del cuerpo sumergida puede moverse con mayor facilidad. Esto nos permite fortalecer nuestra musculatura sin que nuestras articulaciones sufran. Pero además, el ejercicio en el agua puede ayudarnos a recuperar la movilidad articular perdida a causa de una lesión o una intervención quirúrgica.

¿Qué músculos se activan?

La natación es un ejercicio muy completo, que permite trabajar de forma intensa la musculatura del tronco: músculos abdominales, erectores espinales, dorsal ancho, pectorales, serrato anterior; pero también la musculatura de brazos y piernas.

¿Cuáles son las mejores disciplinas de natación si padezco un problema lumbar y/o cervical?

En general, en ambos casos la mejor disciplina es la natación de espaldas, manteniendo la columna cervical en una posición alineada, ya que toda la columna se mantiene en una posición horizontal que no exige rotaciones ni hiperextensión de la misma.

La natación a crol con una técnica depurada es también una buena opción y no debería suponer un problema. Pero debemos tener cuidado con la rotación de la columna cervical cuando tomemos aire.

Conviene evitar los estilos braza y mariposa ya que suponen una hiperextensión de la columna.

El estilo braza podría resultar beneficioso en el caso de una rectificación de la lordosis cervical, así como en el caso de una rectificación de la lordosis lumbar.

En el caso de hiperlordosis cervical, la mejor disciplina sería a espalda manteniendo la barbilla en posición de doble mentón.

Si se padece una hiperlordosis lumbar, el estilo a crol debe practicarse manteniendo la cabeza dentro del agua. Para respirar nos ayudaremos de un tubo de snorkel, evitando así las rotaciones a nivel cervical.

Otros beneficios

Además de los beneficios vistos hasta ahora, trabajar en el agua mejora el sistema circulatorio gracias a la presión hidrostática y en función de la temperatura del agua puede tener también efectos beneficiosos asociados al calor (como la relajación de la tensión muscular) o al frío (como la activación del sistema inmunológico y circulatorio).

Debemos tener en cuenta que, para que la natación resulte beneficiosa, es muy importante una técnica correcta que nos permita trabajar ambos lados del cuerpo de forma simétrica, sin compensaciones musculares, ni gestos lesivos. Si no sabemos nadar bien, lo mejor es contar con la supervisión y el asesoramiento de un profesional.

19 julio, 2017

Cuida tu espalda también en la playa

Con el verano llega el sol, el calor y las vacaciones. Pasamos de llevar un ritmo frenético a descansar el mayor tiempo posible. Sin embargo no por ello debemos descuidar nuestra actividad física ni los buenos hábitos que nos ayudan a mantener nuestra espalda en condiciones óptimas. A continuación os ofrecemos unos ejercicios sencillos que podréis realizar mientras permanecéis tumbados al sol, en la toalla.

 

CONTRACCIONES ISOMÉTRICAS DEL TRANSVERSO DEL ABDOMEN

Con este ejercicio conseguiremos trabajar el musculo transverso del abdomen que es uno de los principales estabilizadores de la columna lumbar. Para ello debemos colocarnos boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies apoyados. La cabeza debe estar alineada con el resto de la columna y los hombros descendidos. Inspiramos, y después, mientras soltamos el aire, escondemos el ombligo en diagonal hacia atrás, metiendo la tripa y cerrando al mismo tiempo las costillas. Mantenemos la contracción unos 3-4 segundos y relajamos mientras volvemos a coger aire.

Al mismo tiempo que realizamos el ejercicio anterior también podemos llevar una de nuestras piernas hacia el pecho, con la rodilla flexionada, durante la espiración. Alternaremos en cada espiración una y otra pierna, de tal forma que una de las dos piernas siempre estará apoyada.

ABDOMINALES

Para este ejercicio partiremos de una posición inicial como la del primer ejercicio y con los brazos cruzados sobre el pecho. Inspiramos. Mientras soltamos el aire, elevamos la parte superior del cuerpo hasta despegar los omóplatos, apretando y metiendo con fuerza la tripa. Después cogemos aire a la vez que descendemos la parte superior del tronco hasta colocarnos en la posición inicial.

PLANCHA

Si estos ejercicios se os quedan cortos, podéis realizar la plancha. Con este ejercicio vamos a potenciar toda la musculatura estabilizadora de la columna pero también la musculatura de brazos y piernas. Desde una posición a cuatro patas, vamos a llevar las rodillas a  extensión, apoyándonos sobre el antepie hasta alcanzar la posición de plancha. Debemos mantener hombro, cadera, rodilla y tobillo alineados. Mantenemos la posición durante 20 o 30 segundos.

ESTIRAMIENTO MÚSCULO PIRAMIDAL

Desde una posición inicial tumbado boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies apoyados, cruzo una pierna sobre la otra y me llevo ambas rodillas hacia el pecho sin despegar el sacro de la toalla. Me ayudo con las manos, colocadas en la cara posterior del muslo. Después, vuelvo a la posición inicial, cambio el cruce de las piernas y repito el gesto para estirar el musculo piramidal del otro lado. Mantenemos cada estiramiento 2 minutos.

ESTIRAMIENTO MUSCULATURA DE LA ESPALDA

Para terminar podemos llevarnos ambas piernas hacia el pecho, con las rodillas flexionadas, subiendo primero una y luego la otra, y mantener esta posición durante un par de minutos para relajar la columna la columna lumbar.

EJERCICIO AERÓBICO

Si tenéis la suerte de estar en la playa, caminar a la orilla del mar es un ejercicio estupendo y muy placentero. Si preferís correr por la arena, tened en cuenta que los desniveles exigirán a los músculos de vuestra columna y vuestras piernas un mayor esfuerzo, de modo que hacedlo con precaución.

Nadar también es una actividad muy saludable, y unida a una técnica correcta resulta muy beneficiosa para los músculos de la espalda. La natación de espaldas o a crol son las mejores si sufrís dolencias lumbares.

Feliz verano.

26 abril, 2017

Método Pilates: Beneficios para tu espalda

El Pilates es un método que trabaja todo el cuerpo como un ente completo, aportando beneficios tanto a nivel físico como mental. Te damos algunas razones por las que va a beneficiarte practicarlo a menudo:

Read More

22 marzo, 2017

Nuestro ritmo de vida se refleja en nuestra columna

Sin duda alguna, el dolor de espalda es una de las dolencias más frecuentes entre la población. Las causas y el tipo de dolencia son muy diversas, sin embargo, existen varios factores comunes que  pueden empeorarlo: sufrir sobrepeso, llevar una vida sedentaria o mantener una negativa higiene postural.

Read More

31 marzo, 2016

Reportaje en TVE

14 marzo, 2016

Descompresión Axial – Estudios

Estudios sobre la Descompresión Axial Vertebral

Presentamos los estudios más relevantes que se han realizado en los últimos años: Read More

7 marzo, 2016

Descompresión Axial – Historia

Historia de la Descompresión Axial Vertebral

El interés y conocimiento de la aplicación de fuerzas en la columna para aliviar dolencias vienen de antiguo: Read More

1 marzo, 2016

Entrevista en ONDA CERO

Logo ONDA CERO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies